Fotodepilación Médica

La fotodepilación IPL ha demostrado ser una tecnología efectiva para disminuir el crecimiento del vello en un 80% normalmente, alcanzándose hasta una reducción del 95% en algunos casos.

El término fotodepilación unisex abarca todos los sistemas de depilación mediante luz: Luz Pulsada Intensa (IPL) y Láser. La técnica fotodepilación IPL emite una luz de amplio espectro (gran variedad de longitudes de onda) mientras que la emitida por el láser es monocromática (una sola longitud de onda).

Ambas técnicas se basan en la fototermólisis selectiva, que consiste en que la energía que contiene el haz de luz o láser es captada por la melanina (pigmento natural del vello y la piel) y transformada en calor. Este calor quema el bulbo y la raíz del vello, impidiendo que éste vuelva a salir.

Fotodepilacion MedicaActualmente, tanto el sistema de fotodepilación IPL como la depilación láser obtienen los mismos resultados, sin embargo la técnica fotodepilación IPL es más moderna que el láser y permite tratar una mayor tipología de piel y de vello, además de resultar mucho menos dolorosa e inocua. El resultado es una depilación definitiva, rápida, progresiva, segura y de gran permanencia en cualquier parte del cuerpo. Estos sistemas de fotodepilación IPL aseguran la tan esperada depilación de larga duración. La zona tratada permanece depilada desde la primera sesión.

Los equipos de fotodepilación IPL pueden llevar a cabo, además, tratamientos de fotorrejuvenecimiento cutáneo, pigmentaciones, fototerapia anti-acné, lesiones vasculares, cicatrices, etc.

¿Es efectiva?

La fotodepilación IPL es altamente efectiva, verás los resultados desde la primera sesión. Por lo general, cuanto más clara sea la piel y más oscuro y grueso sea el vello, mejores serán los resultados.

Una vez finalizadas todas las sesiones del tratamiento se consigue una reducción permanente de hasta un 80-95% del vello existente en la zona tratada.

¿Es igualmente efectiva en hombres y mujeres?

En las mujeres no se produce pelo nuevo a partir de la edad adulta en zonas como ingles, piernas y axilas, lo que permite obtener resultados permanentes. En cambio en los hombres, la presión de la testosterona no decrece hasta los 40 años, por lo que obliga a sesiones de repaso durante más tiempo que en las mujeres.

¿Es definitiva?

Si se siguen todas las indicaciones y recomendaciones de nuestros profesionales, una vez finalizado el tratamiento se consigue una reducción permanente de hasta un 80-90% del vello existente en la zona tratada, dependiendo de los factores personales. El porcentaje restante es, en la gran mayoría de los casos, prácticamente inapreciable, ya que se trata de vello muy fino y sin color. Además, la zona a tratar permanece depilada desde la primera sesión.

Una vez finalizado el tratamiento, es recomendable realizar 1 ó 2 sesiones de mantenimiento anuales para tratar el posible recrecimiento de vello (inferior al 10-15%), que se tratará de vello muy fino y sin color.

¿Cuánto dura el tratamiento?

El número de sesiones necesarias para una reducción permanente del vello depende del color de la piel y del vello, de la localización corporal, de su grosor, profundidad a que se encuentre y de su etapa de desarrollo. La duración del ciclo de crecimiento y la densidad del vello de cada persona son factores a su vez influidos por el metabolismo, la dieta diaria, la ingesta de algunos medicamentos, las hormonas, el peso, la raza y la edad. Por lo general, cuanto más clara sea la piel y más oscuro y grueso el vello mejores serán los resultados.

Por tanto, la duración del tratamiento de cada persona no se puede establecer a priori ya que, al depender de tantos factores personales, puede variar mucho de unas personas a otras.

Cada zona del cuerpo tiene un crecimiento y duración distinta de las diferentes fases del ciclo de crecimiento del vello. Por lo general, cualquier zona con pelo (a excepción del cuero cabelludo) se renueva en un tiempo que va de los 4 meses del labio superior a los 12 meses de las piernas. La efectividad de cada sesión depende de que se destruya la mayor cantidad posible de vello en fase anágena o de crecimiento (vello pigmentado y fuertemente adherido al folículo piloso). Cada vez que te sometes a una sesión únicamente el 20-30% de tu vello se encuentra en fase anágena, el resto vuelve a salir en el próximo ciclo. Por lo que para llegar a tratar el 100% de tu vello es necesario llevar a cabo varias sesiones, obteniendo una disminución progresiva de la cantidad de vello y una debilitación del que aún no ha desaparecido.

Por eso se deben espaciar las sesiones en función de la fase anágena de la zona a tratar, siguiendo el crecimiento del pelo: aproximadamente un mes en zonas corporales y 15-20 días en zonas faciales, aunque puede variar en función de los factores personales de cada uno.

Si no existen desarreglos hormonales, el proceso completo de foto-depilación corporal suele comprender aproximadamente entre 6 y 8 sesiones durante un periodo de 12 a 18 meses, dependiendo de la persona. Por regla general, posteriormente es recomendable realizar 1 sesión de mantenimiento anual.

Sin duda, la zona más difícil de tratar es la cara, por la gran influencia hormonal típica de esta zona. Por ello podría ser necesario un programa de mantenimiento para obtener resultados satisfactorios. Si no existen desarreglos hormonales, el proceso completo de foto-depilación facial suele comprender aproximadamente entre 10 y 12 sesiones durante un periodo aproximado de 18 meses, siempre en función de los factores personales. El intervalo entre sesiones será de aproximadamente 15-20 días. Por regla general, posteriormente es recomendable.

 
semcc
Miembros de